coche sin carnet nuevo versus segunda mano

Coches sin carnet nuevos versus de segunda mano

¿Qué tal, amigos? Para nosotros, escribir sobre cuadriciclos ya es un arte. En este post estaremos comparando las propiedades de los coches sin carnet nuevos versus de segunda mano. ¿Por qué tanta atención a los detalles? Bueno, cuando vas a comprar un coche (el que sea) es una importante inversión la que vas a hacer.

coches sin carnet nuevos versus de segunda mano

Por ello, es bueno que tengas a la mano qué aspectos se requieren considerar para la compra. Cada tipo de coche sin carnet, nuevo o de segunda mano, ofrecerá características específicas. Los microcoches segunda mano, por ejemplo, no tendrán ese aroma a nuevo que quisieras. Y, los coches sin carnet nuevos puede que su precio no te favorezca.

Por tanto, si vas a comprar un coche sin carnet segunda mano, sepas a qué te sometes con su compra. Ahora bien, si eres una persona que quiere evitar riesgos, opta por un vehículo nuevo. Aquí te hacemos este proceso más sencillo ¡y de seguro, conseguirás el coche sin carnet que necesitas!

Coches sin carnet nuevos versus de segunda mano – ¿qué debemos revisar?

Un vehículo nuevo, en todo momento ofrecerá una gran satisfacción. Está recién fabricado, el olor a nuevo, las cubiertas de los asientos. No obstante, muchas personas no pueden cubrir el precio total, o no se quiere asumir una deuda a plazos.

Es por eso que otra de las alternativas son los coches sin carnet segunda mano. Son más baratos, pero hay que prestar atención en diversos detalles. Siempre necesitaremos saber cuál es su verdadero estado real.

Sea nuevo o de segunda mano, es importante revisar diversas variables que nos permitan elegir el ideal. Así que, vamos a dar un repaso de lo que debes revisar, si quieres comprar un coche sin carnet. Sea nuevo o de segunda mano, estos puntos te ayudarán a tomar una buena decisión.

Revisa tu presupuesto

Este es el punto determinante que permitirá que escojas coches sin carnet nuevos versus de segunda mano. Revisa los portales web de los diferentes fabricantes u otros sitios donde existen ofertas para estos vehículos. Facilitará la comparación de precios y decidir si puedes con un coche nuevo o, por el contrario, uno usado.

Realiza chequeos a todas las partes

Un coche de segunda mano se debe examinar con mucho cuidado y detalle antes de comprar. Un coche nuevo tiene la ventaja de tener un período de garantía, para esos defectos “imprevisibles” del primer año. Un microcoche de ocasión o segunda mano puede ser una preocupación, ya que este factor no cuenta. Solo cuenta la experiencia y la revisión meticulosa para evitar sorpresas.

Chequear el exterior

Por tanto, bien sea un coche sin carnet nuevo versus de segunda mano, es conveniente que lo revises. Su exterior puede dar muchas pistas del trato (uno nuevo no tanto) pero, es bueno que detalles lo siguiente:

  • Desperfectos visibles: si el coche presente algún desperfecto visible (te podrá convenir para negociar un precio más bajo).
  • Desperfectos ocultos: si tiene desperfectos ocultos como burbujas, imperfecciones, la marca en las ventanillas. El logo de la marca es un detalle que puede advertir sobre algún problema pasado. Desde “me lo rompieron en un hurto” hasta un accidente más grave.
  • Revisión de faros: en este caso si todos encienden. Busca todas las combinaciones de encendido por si algún foco está quemado. Luces altas y bajas, cruces, intermitentes, luces de frenado, antiniebla (si tiene).
  • Faros y otras piezas exteriores que sean originales: el fabricante, generalmente, estampan el logo en piezas de repuesto y otros componentes. Si vez algún repuesto sin logo, muy probablemente fue sustituido en reparaciones no manifestadas. Además, el recambio es un repuesto que no sigue la filosofía del ahorro (reemplaza por original).
  • Apertura y cierre de puertas: asegúrate que las puertas puedan abrir y cerrar sin problemas, además que sus seguros sirvan. Incluso, revisa todas sus gomas para ver que tengan buen estado (sin roturas o grietas).
  • Neumáticos: fíjate bien en la vida de los mismos. Los neumáticos pueden revelar posibles fallos a la hora de andar.
  • Pintura: un vehículo nuevo siempre tendrá la pintura al día (dependiendo del trato del proveedor). Claro, tampoco podemos decir que no estén sujetos a problemas, pero se reducen al máximo para ofrecer calidad. Diferente es un coche de ocasión o segunda mano. Si ves que un vehículo con algo de kilometraje tiene su pintura “perfecta”, desconfía.   

Si quieres otro truco para ver la integridad del coche: echa un vistazo a los perfiles de las puertas o en las zonas del engomado. Si hay color nuevo al lado de envejecido, ¡ten cuidado!

cuadriciclos.es
  • Tubos de escape: revisa el sistema de escape en búsqueda de manchas o suciedad. Si existen manchas negras, puede significar pérdida de compresión y baja eficiencia del coche.

Chequea el interior

En este sitio irás tú conduciendo en caso de que la compra sea concretada. Así que cerciórate que tenga un mínimo de “buena apariencia interior”. Podemos estar seguros que un coche nuevo no debería tener fallos ni fuera ni dentro, pero “no está de más”. En un coche de segunda mano sí es importante toda su revisión.

¿Qué nos puede indicar un uso excesivo? El volante es un indicador del uso, asimismo las molduras o los laterales de los asientos. Si presentan mucho deterioro, es sinónimo que ha tenido un uso intensivo. Esto conlleva a que la mecánica también tendrá su cuota desgaste.

Entonces ¿qué otros aspectos revisar? Aquí te los decimos:

  • Estado de conservación: de los pedales de freno y aceleración, además de la palanca de cambio de marcha y del sistema de freno de parada. Incluimos, además, los cinturones de seguridad.
  • Tapizado: El tapizado y las alfombrillas del suelo. También en los asientos, en sus laterales y la misma base. Asimismo, los recubrimientos que pueda tener el maletero.
  • Kilometraje: es uno de los factores esenciales. Un vehículo con un uso “promedio” tendrá entre 16000 y 25000 recorridos anualmente. Muy pendiente de esto en caso de motores diésel.
  • Aire acondicionado: si funciona bien, no deben existir fugas. Cuando este sistema no enfría lo suficiente, puede existir alguna fuga.
  • Luces: revisa que las luces interiores, además del tablero funcionen y enciendan correctamente.

Otro truco para bajar más el precio: si tu vendedor “fuma”, su interior suele tener poca limpieza y zonas oscurecidas, como el tapizado del techo.

cuadriciclos.es

Sistema de suspensión

El sistema de suspensión es importante para el confort del coche y su mejor comportamiento dinámico. En los coches sin carnet nuevos no existen tantos problemas con este particular, solo que haya defectos de fabricación.

suspensión
Revisión de la suspensión del coche

Ahora bien, los coches de ocasión o segunda mano sin carnet sí pueden tener aspectos que revisar. Esto se debe a la cantidad de kilómetros recorridos y su constante trabajo. Cuando empujamos hacia abajo el vehículo y este rebota más de una vez o está muy blando, hay problemas. En este caso, los amortiguadores deben ser reemplazados. Además, si existen ruidos, pueden existir rodamientos rotos o defectuosos. Una vista detallada de estas piezas puede dar pistas sobre fugas de líquido de amortiguación.

En busca de fallos mecánicos

Si un coche nuevo presenta fallos mecánicos dentro del plazo de garantía, no debería ser motivo de preocupación. La misma puede ser cubierta por el fabricante y cualquier pieza reemplazada por originales. Los coches sin carnet nuevos versus de segunda mano cuentan con revisiones iniciales antes de salir del concesionario.

Los coches de segunda mano sin carnet con tiempo de uso, puede que la garantía ya no los ampare. Así que, en caso de desperfectos, correrá por tu cuenta. La mayor fuente de problemas es el motor y sus elementos cercanos, pues son los que trabajan bajo condiciones extremas. Por tanto, antes de comprar debes estar atento a lo siguiente:

revisión mecánica motor
Revisión de filtro de aire
  • Líquidos: revisa bien los depósitos como refrigerante, dirección, frenos y limpiaparabrisas. Cerciórate que no existan fugas. Es obvio que los coches sin carnet nuevos no deben presentar anomalías con los líquidos. Pero, nunca está de más los chequeos previos, sea el coche nuevo o de segunda mano.
  • Juntas: por estas zonas, si existen fugas, puede ser señal de un próximo mantenimiento correctivo. Si es así, ten cuidado con hacerte a un coche con este fallo.
  • Inyectores: para un coche sin carnet es un aspecto esencial. Le proporciona combustible para mover el motor. Si esto ha sido modificado o manipulado, o no ha tenido un correcto mantenimiento ¡ten cuidado! El coche puede detenerse en cualquier momento sin aviso previo.
  • Correas: importante que estos elementos no presenten grietas o desgaste. Debes informarte con el vendedor sobre el mantenimiento realizado. Ahora bien, los coches Aixam segunda mano no precisan de correas ni cadenas de distribución. El movimiento del motor de Aixam se realiza por medio de engranajes.
  • Filtros: revisa el estado del filtro de aire o de aceite. Una mancha en este último puede ser sinónimo de problemas o falta de mantenimiento.

Prueba el vehículo “antes de”

Ante todo, y dependiendo de las políticas del concesionario para la venta de coches sin carnet, pruébalo. Aquí también existen coches de segunda mano con garantía (tipo seminuevos). Es conveniente que hagas una prueba extensiva, lo suficientemente larga para observar alguna vibración o ruido anormal.

En estos ensayos debes probar el coche a baja y alta velocidad. Sabemos que los coches sin carnet tienen límites de velocidad. Para ello, busca vías despejadas que te permitan llevarlo al máximo. También, es conveniente probar la dirección y sus respuestas. Gírala hasta los 90° y en otros casos, busca el tope de la misma. Esto con el propósito de observar el comportamiento de la bomba de dirección.

En este punto de prueba, también se ve el funcionamiento al andar del sistema de frenado. Si hay ruidos molestos o vibraciones, incluso “chirríos”, indican desgaste de este sistema.

Importante: la documentación

Los coches sin carnet nuevos versus de segunda mano llevan la partida ganada. Cuando un coche nuevo “sale del concesionario”, lleva la garantía y su documentación completa.

Es muy diferente de los microcoches segunda mano. En este caso, debemos estar al tanto de la documentación, que esté libre de embargos o deudas (cargas). Asimismo, que el libro de mantenimiento esté completamente actualizado junto con las facturas respectivas.

Atención con los coches sin carnet diésel  

En la actualidad existe un parque automotor de “coches sin carnet” diésel, con un largo tiempo de vida útil. No obstante, para tener un coche, es una alternativa lógica para muchos conductores. Es necesario que, si compras un coche sin carnet de segunda mano, diésel, tengas en cuenta:

  • Etiqueta medioambiental: muchos coches sin carnet antiguos tienen restricciones o prohibiciones de conducción en ciertas ciudades: Madrid, Barcelona y otras urbes. En estas ciudades existen zonas de restricciones o de baja emisión. Revisa los detalles en la DGT para verificar si el coche sin carnet que vas a comprar no está limitado.

Coches sin carnet nuevos versus de segunda mano, toma la decisión en cuadriciclos.es

Te hemos reunido el mejor análisis para comparar coches sin carnet nuevos versus de segunda mano. Analiza bien qué tipo de coche es el que se adecúa a tus prioridades. Si te ha servido este material, compártelo en las redes sociales.  

Default image
David Arboledas
David Arboledas es un experto del sector automovilístico con más de 20 años de experiencia.
Articles: 58
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.    Más información
Privacidad